Porque si no estás, no existes pero, cuidado, estar por estar, tampoco.

Si te decides, ni se te ocurra tener presencia online de cualquier modo.

Las apariencias importan y, en este caso, son determinantes porque, para bien y para mal, no engañan.

Cuando una empresa de fabricantes de muebles, ya sea con una reputación establecida o de nuevo cuño, decide tener presencia online, está decidiendo el que, probablemente, será el cambio más importante de su vida.

Necesitará agallas para enfrentar la toma de importantes y determinantes decisiones, la primera de ellas: elegir al equipo profesional que le ayude a dar el salto al mundo online.

No es por aguarle la fiesta a nadie pero, sin profesionales no habrá proyecto.

Igual fuegos artificiales de inauguración, sí, quizá para eso llegue con el entusiasmo y la novedad pero, a muy corto plazo, el barco no podrá aguantar la competencia de las empresas que sí hayan hecho los deberes.

Porque ya no es una novedad que la presencia online de una fábrica de muebles es tan necesaria en la tercera década del siglo XXI como en su día, allá por los últimos años del siglo XVII nada menos, lo fueron los anuncios en los albores de la publicidad. Igual de necesaria pero no igual porque, entonces, lo importante era que se hablara de un producto, que se conociera, ahora también ese solo es ya uno de los motivos.

Ahora no basta con que hablen de tu fábrica de muebles, con que la conozcan, con que se sepa de su existencia.

Ahora la competencia es mayor y hay más recursos, ahora tienen que hablar bien, y tienen que hacerlo todo el rato y, para ello, tu presencia online ha de ser impecable.

No te agobies, esa es la segunda fase y nos ocuparemos de ella más adelante.

Y para hacer las cosas bien, mejor empezar por el principio.

¿Por qué es tan importante la presencia online de tu fábrica de muebles?

Porque no hay otra forma de afrontar el desafío del futuro empresarial del sector.

No se trata de que hayan cambiado las reglas, que lo han hecho, se trata de que ha cambiado el escenario, el campo de juego o el tablero, llámalo como quieras pero asume que es así. Necesitas dar ese primer paso, asumir el desafío, para entender que la presencia online es indispensable para poder participar en un contexto empresarial que no tiene vuelta atrás.

Tienes que atreverte. Hazlo y sigue leyendo que te vamos a compensar el esfuerzo.

Verás, tienes que tener presencia online porque tu fábrica de muebles puede vender a un reducido número de clientes o ser tu escaparate a nivel internacional y ampliar tu cartera hasta alcanzar cifras con las que ni te atrevías a soñar antes de plantearte, seria y concienzudamente, una estrategia de marketing digital, es decir, tu presencia online porque ambas van juntas, recuerda, no solo hay que estar, es necesario hacerlo bien, con todos los recursos disponibles.

¿Por qué este empeño en que los recursos que te ofrece tu presencia online son infinitamente superiores a los de la estrategia comercial tradicional?

Porque mientras lo primero es el idioma del siglo XXI, lo segundo se está convirtiendo en una lengua muerta, especialmente, si hablamos de empresas con una cierta envergadura.

Y los clientes, tanto los fidelizados como los potenciales, cada vez más, hablan en digital y no se paran a entender otras formas de negocio a no ser que se trate de una pequeñísima tienda tradicional y familiar de mermeladas en, por ejemplo, la campiña francesa que, seguramente, para qué nos vamos a engañar, formará parte de circuitos turísticos con presencia online para visitantes golosos que quieran vivir una experiencia vintage.

Es decir, de una u otra forma, tendrá presencia online.

Los clientes mandan y su leguaje es digital.

¿Por qué? Porque se han acostumbrado a lo bueno.

Dales el gusto que sabrán agradecértelo.

Llevar tu fábrica de muebles a la ventana del mundo online hará que tu mercado se amplíe y el efecto boomerang conseguirá consolidar tu imagen de marca porque ya era sólida antes de dar el salto. No todos pueden, pero tú sí porque has hecho los deberes y no has dado un salto al vacío, llevas contigo una imagen de marca que te respalda.

Y esa imagen llegará a nuevos clientes potenciales en lo que dura un parpadeo. Y ellos , agradecidos, disfrutarán del tour online que les propones ¿Sabes por qué? Porque no habrá intermediarios, tú yo virtual plasmado en tu presencia online los guiarás hacia lo que están buscando con la confianza que da poder acudir a tu web en cualquier momento, a cualquier hora y cualquier día del año.

Tu fábrica no cierra, esa es la sensación.

Tus servicios están disponibles de forma continua y, por supuesto, son excelentes.

Tú apuras y optimizas tus recursos y ellos disfrutan del resultado.