No, los muebles ya no son lo que eran afortunadamente.

Una fabrica de muebles modernos no es lo mismo que una fabrica moderna de muebles y, sin embargo, se trata de conceptos siameses que ahora, en pleno siglo XXI, han de estar más integrados que nunca.

El concepto de mueble ha cambiado; el concepto de modernidad, ha cambiado y el concepto de fábrica de muebles, como factoría de mobiliario tradicional, directamente, se ha desintegrado para transformarse en una moderna fábrica de muebles modernos. Los muebles ya no son lo que eran porque el público ya no es el que era, la tecnología no es la que era y los fabricantes y empresarios han dejado de seguir el patrón tradicional para sumarse a estos nuevos tiempos tan modernos como cuajados de nuevas oportunidades, materiales, diseños y tendencias.

Para ser fabricante de muebles modernos, actualmente, lo importante es saber hacer tres cosas: estar quieto para observar, escuchar y digerir lo recibido; estar en continuo movimiento para personalizar, en tu marca, todo eso que has observado, escuchado y digerido y, en tercer lugar y englobándolo todo, implementar y gestionar la tecnología que rige el ritmo de los tiempos para gestionar ideas, materiales y clientes. Y en semejante escenario, como ya habrás intuido, no se puede estar solo, es necesario un equipo.

Equipo que es una de las piezas clave del éxito de una tienda de muebles modernos, quizá la piedra angular de los activos de la empresa si se quiere llegar al mayor número de clientes posibles y conservarlos.

Y no es tarea fácil porque si hay algo que se considere a sí mismo moderno hoy en día, es el púbico.

Sí, así, en general: el público.

Un público complejo, un público tan compacto por moderno que, sin embargo y a la vez, está claramente dividido en distintas tendencias. Un público capaz de ser fan incondicional de éste o aquél estilo por la tarde y, por la mañana, declararse seguidor acérrimo de la moda que salte a la palestra en cualquier parte del mundo.

En fin, el público de la tercera década del siglo XXI.

No es fácil satisfacer a tanto y tan distinto público moderno y mucho menos fidelizarlo, por eso no queda más remedio que cambiar el concepto de fabrica de muebles, por eso, los muebles, ya no son lo que eran.

Para ser de esa selecta minoría que puede ofrecer a un mayor número de clientes muebles modernos y conseguir que, como mínimo, casi todos queden satisfechos, hay cinco claves de éxito que es necesario tener muy presentes y poner en práctica:

1.- Un buen equipo es un activo de incalculable valor en la empresa. Y por buen equipo queremos decir un grupo de personas profesionales, formadas tecnológicamente en todas las áreas y especializadas en la suya propia y con mentes abiertas para adaptarse a los cambios que se han sucedido desde hace un par de décadas, que se están sucediendo mientras leemos este post y que se va a seguir sucediendo a la misma endiablada velocidad en los años venideros.

2.- Saber lo que es un mueble moderno. Y subrayamos que, actualmente, un mueble moderno puede distar, y mucho, de un mueble recién salido de fábrica, por ejemplo, una cómoda clásica con los herrajes decorativos adecuados, puede ser rabiosamente moderna mientras que un dormitorio juvenil recién salido de una fábrica que mantiene criterios de fabricación de hace veinte años, es casi una pieza de museo.

3.- Tener en cuenta tanto a los clientes y sus propuestas, como a las tendencias de mercado, recibiendo a los clientes habituales y haciendo guiños a los potenciales, aventurando ideas y diseños de las últimas novedades que han convertido, por ejemplo al mueble, en un elemento decorativo más allá de su utilidad.

Y, por supuesto, hacer que, tanto ellos como los muebles que buscan sean, a ojos del responsable de ventas, únicos, exclusivos e irrepetibles, hasta el punto de que no encuentren una fábrica de muebles que encaje tan bien con lo que ellos quieren ofrecer a sus clientes.

4.- La imagen de marca, la impoluta imagen de marca que ha de quedar siempre a salvo de cualquier riesgo, real o virtual, en el que pueda verse envuelta.

Y, hoy por hoy, la imagen de marca, y muy especialmente si hablamos de una fábrica de muebles, ha de estar ligada a la sostenibilidad.

Sí, probablemente la única tendencia que, felizmente, ha llegado para quedarse e ir a más.

Y cuanto más presente esté esa sostenibilidad en la imagen de marca a través de certificaciones oficiales, mejor, porque es contagioso. Cuanto más sienta un cliente que está contribuyendo a la conservación del planeta, más cercana sentirá a la marca y más querrá colaborar con ella. Todo suma.

5.- La presencia online es absolutamente imprescindible, te lo habrán dicho por activa y por pasiva, lo habrás oído en tres o cuatro idiomas y te lo habrás aplicado concienzudamente, seguro. Pues un paso más: con estar, no es suficiente.

¿Te acuerdas de esa frase del siglo pasado que probablemente, sigas escuchando salpicada aquí y allá y de vez en cuando? Decía algo así como estar presente no basta, hay que saber estar. Pues apuntálela, porque es uno de esos mantras que te acompañarán, para bien, toda la vida.

¿Y qué es saber estar online? Saber manejar y gestionar las herramientas que el mundo virtual ofrece a tu empresa de fábrica de muebles; moverte con agilidad y seguridad en el ciberespacio; creer en el trato individualizado con el cliente con la fe que exige la más estricta de las religiones y ofrecer, constantemente, novedades, descuentos y promociones, en fin, mantener la llama vivita y coleando.

Cinco, te hemos dado cinco claves para el éxito de tu fábrica de muebles modernos y como persona de tu tiempo que eres, estamos seguros de que no te vas a dejar escapar ninguna, al fin y al cabo, el futuro está de camino y tú eres de los que saldrán a buscarlo.